lunes, 2 de mayo de 2011

La boda que cautivo al mundo entero

 


El 29 de abril se llevó a cabo la boda más esperada. El Príncipe Guillermo y Catherine Middleton, se unieron como marido y mujer en la medieval abadía de Westminster. Alrededor de un millón de personas llenaron las calles de Londres para saludar a la pareja.

La plebeya, actualmente princesa, llegó a la ceremonia con un hermoso vestido blanco marfil, escote en V, larga cola, velo y una tiara de diamantes, que enmarcaban su rostro; “estás hermosa amor”, le susurró Guillermo. Él vestía un pantalón negro recorrido por un galón rojo, y guerrera roja ornamentada con una faja de color oro y carmesí.



“Sí acepto”, fue la respuesta de la pareja después de los votos nupciales. Catherine prometió al príncipe “amarlo, confortarlo, honrarlo y cuidarlo en la salud y en la enfermedad”. Al igual que la madre de Guillermo, Diana de Gales,  Middleton no hizo los votos de “obediencia” ante el príncipe.

De esa manera Guillermo y Catherine quedan declarados “marido y mujer” por el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams.

A la boda real asistieron unos 1.900 invitados, entre ellos miembros de las monarquías europeas, celebridades, líderes políticos y amigos de la pareja.
Varias personas, de distintas partes del mundo, siguieron la boda real a través de canales de televisión e internet. Algunos fanáticos fueron hasta Londres para observar a la pareja real.  

Linkografía

Enlaces de interés






No hay comentarios:

Publicar un comentario